Boda en el Salón del Reino y Hotel Castellar


 

Nos encantan las bodas de invierno. Más aún cuando son fuera de nuestra ciudad. Desde que Hannah y Jack contactaron con nosotros para hacer el vídeo de su boda, aguardábamos con ilusión por que llegara el día. El lugar que eligieron para su enlace matrimonial fue Gibraltar.

 

El día comenzó con una mañana fría y nublada. El cielo amenazaba con lluvía. Cerca de San Roque, Hannah y Jack se preparaban para el gran día. Rodeado de amigos y familiares, desde primera hora de la mañana comenzaron con el ritual de preparativos. Un buen desayuno, chocolates y champán para brindar por el día que les esperaba. Un ambiente único y especial que solo se da en días tan señalados. Ambas casas, separadas tan solo por unos escasos 50 metros. Los nervios iban en aumento al acercarse el momento más importante del día: la ceremonia.

 

El cielo abrió mientras nos dirigíamos a Gibraltar. Mientras, en el Salón del Reino, los invitados llegaban y tomaban asiento. Jack llegó ilusionado, saludando a aquellos que no quisieron perderse este acontecimiento. Mientras tanto, Hannah llegaba acompañada de su padre. La ceremonia transcurrió de forma alegre, emotiva y familiar.Era el momento de celebrarlo. El lugar escogido fue el Hotel Castellar. Los aperitivos transcurrieron al aire libre, aprovechando las últimas horas de sol de aquel día. Todos los invitados aprovecharon la ocasión para saludarlos y compartir anécdotas con ellos.

 

Ya sentados en el salón, amigos y familiares dedicaron palabras, canciones y sorpresas que hicieron del banquete un momento divertido y diferente. Llegaba el otro gran momento del día. Jack y Hannah inauguraron el baile como marca la tradición. Después de su primer baile, todos sus invitados los acompañaron en lo que fue una gran fiesta. Seguro que Jack y Hannah nunca olvidarán el día de su boda. Esperamos que seáis muy felices en esta nueva etapa. Disfrutad con este resumen.


 

Deja un comentario