Boda en Hotel Duques de Medinaceli del Puerto de Santa María

Las fotografías del día más importante


El día más importante en la vida de Emilio y Laura llegó. El lugar elegido por ellos para la ceremonia y la celebración de su matrimonio fue el Hotel Duques de Medinaceli, situado en el centro histórico del Puerto de Santa María.  Un lugar precioso, con un jardín botánico y unas instalaciones construidas en el siglo XVII. Un lugar perfecto para las fotografías de bodas.

La temperatura acompañaba en este día y nosotros sabíamos que todo iba ir genial. Los novios se vestían tranquilamente mientras los invitados iban llegando al lugar de la ceremonia. Laura, desde su balcón podía ver como los invitados iban ocupando los asiento frente al altar de su boda. Los nervios ya apenas se podían aguantar, y Emilio y Laura estaban deseando darse el sí quiero.

Emilio llegó del brazo de su madre, que lo acompañó hasta el altar donde lo acompañaría durante toda la ceremonia. Laura llegó a la alfombra roja acompañada de su padre acaparando todas las miradas de los invitados. Emilio esperaba en el altar con la mirada emocionada al ver a la que sería su mujer vestida de blanco.

La ceremonia estuvo cargada de discursos emotivos, recordando a personas que ya no estaban con ellos de cuerpo presente, pero sí en sus pensamientos.  Otros no pudieron estar por la distancia, protagonizando uno de los momentos más divertidos de la ceremonia: ¡una videollamada! No quisieron quedarse sin felicitar a los novios, aunque fuera a través de la pantalla del móvil.

Emilio y Laura se dieron el sí quiero y se abrazaron con todos aquellos que les rodeaban. Mucha felicidad en el ambiente y ganas de pasarlo bien en ese día.

Aperitivos en el jardín botánico del Hotel

Ellos, junto a sus invitados, disfrutaron de las instalaciones del Hotel Duque de Medinaceli. Los jardines botánicos fueron el lugar escogido para los aperitivos. Un sitio idóneo, dividido por pequeñas zonas donde los invitados podían refugiarse del sol. Disfrutaron de los aperitivos con una temperatura perfecta para la ocasión.

La entrada al banquete fue como Emilio y Laura querían: por todo lo alto. Todos los invitados levantados para recibirlos y ellos bailando a la vez que avanzaban hasta su mesa. Esta vez, el banquete tuvo lugar en una carpa con todas las comodidades que el día merecía.  Acabado el banquete, Emilio jamás podía esperarse la sorpresa que le tenían preparada…

¡La chirigota del Sheriff irrumpió en la fiesta! Los invitados, algunos del País Vasco, disfrutaron con el espectáculo que formó esta agrupación. Emilio, como uno más de la chirigota, cantó y bailó disfrutando del momento. Una fiesta que ni los invitados ni nosotros olvidaremos jamás. Enhorabuena Emilio y Laura por vuestro matrimonio y por regalar este día a todos los asistentes. ¡Que seáis muy felices!


 

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.